Diente de león, Taraxacum officinale

Taraxacum officinale, diente de leónachicoria amarga, achicoria amarilla, amargón o lechuguilla de viejo pertenece a la división Magnoliphyta, clase Magnoliopsida, orden Asterales, familia Compuestas. El nombre científico proviene de los vocablos griegos «taraxos» que significa enfermedad y «akos» que significa remedio; su nombre en conjunto «remedio de las enfermedades» hace alusión a sus propiedades curativas. Otras fuentes citan que Taraxacum deriva de la palabra árabe-persa tharakhchakon, que designa un tipo de achicoria. En el año 1000, por mediación del médico árabe Avicena (Ibn Sinâ) el nombre pasó al latín de la Edad Media . El término officinalis del latín, significa «oficina», más tarde se convertiría en «farmacia.

Es una hierba perenne con látex blanco, de 10 a 50 cm de alto, con un tallo en forma de uno o varios escapos, erecto, hueco, sin brácteas, glabro a lanoso, llevando una sola cabezuela. Sus hojas oblongas forman una roseta en la base, tienen de 2 a 40 cm de largo, más o menos profundamente divididas, glabras a algo pubescentes. Sus flores 80 a 250, con corolas amarillas, de 7 a 15 mm de largo, lígula oblonga, más larga que el tubo forman un involucro campanulado.
Su fruto es un aquenio fusiforme,  tuberculado-espinuloso en la parte superior, de 2.5 a 4 mm de largo, glabro, el pico 2 a 4 veces más largo que el cuerpo del aquenio con numerosas costillas longitudinales con espinas. Tiene vilano de ± 60 cerdas blancas o blanquecinas, de 5 a 8 mm de largo. La superficie del fruto es casi lisa.
Las hojas y flores son nutritivas y se han aprovechado comúnmente como alimento, la raíz es la parte de la planta que más se utiliza. La raíz del diente de león tiene propiedades diuréticas, aperitivas, laxantes y depurativas.

Foto de UpstateNYer; Licenciase de reutilización bajo Creative Commons Attribution-Share Alike license

El diente de león crece en zonas de clima templado y hasta una altitud de 2000 metros. Prefiere las praderas fértiles y los bosques claros de suelo húmedos. Se puede cultivar como hortaliza para ensaladas. Las plantas jóvenes se tratan como lechugas, cosechando sus hojas tiernas antes de la floración, cuando son menos amargas.

Las hojas tiernas y frescas de diente de león son muy nutritivas. Tienen un contenido bastante alto de vitamina A, calcio y potasio; también son buena fuente de hierro, zinc, boro, sodio y las vitaminas B, C y D. Es un suplemento útil para purificar y fortalecer la sangre: aumenta la producción de glóbulos rojos, elimina el ácido úrico y regula la tensión arterial. Se recomienda para remediar la anemia. 

En 1546, Hyeronymus Bock menciona su efecto diurético. En el mismo siglo XVI, el apotecario alemán Jacob Dietrich von Bergzabem (Tabemaemontanus) recomendaba esta planta contra «los calentamientos del estómago y del hígado, los libera y los expulsa por la orina». PH.D Daniel Mowrey, autor de «La validación científica de la medicina a base de hierbas», afirma que «el diente de león encabeza la lista de excelentes alimentos para el hígado.» Esta hierba se ha utilizado durante siglos para tratar la ictericia y el color amarillento de la piel asociado a la disfunción del hígado, cirrosis, hepatitis y enfermedades del hígado. También se utiliza para tratar infecciones, hinchazón, retención de líquidos, problemas de la vesícula biliar, neumonía y virus. Los estudios han demostrado que el diente de león estimula el flujo de bilis y tiene un efecto diurético suave. Los naturopatas modernos utilizan el diente de león para desintoxicar el hígado y reducir los efectos secundarios de los medicamentos recetados. El diente de león se incluye en la lista de alimentos seguros de la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos), y está aprobado por el Consejo de Europa. Los principales componentes de la raíz del diente de león son taraxacin, acrystalline y taraxacerin, una resina de acre, con inulina (un tipo de azúcar que sustituye el almidón en muchas compuestas), gluten, goma y potasa.

El laboratorio Bioforce comercializa un extracto alcoholizado de raíces y de hojas frescas recogidas antes de la floración, de plantas que crecen en estado silvestre en plantaciones de agricultura ecológica o cultivadas biológicamente por el laboratorio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *