Cola de caballo, Equisetum arvense

El nombre científico del género Equisetum proviene del latín equus, caballo y setum, crin o pelo de caballo, por el parecido de esta planta con el pelo de la cola de los caballos. El epiteto específico arvense procede del latín arva, campo, que se cría en el campo. Pertenece a la división Pteridophyta, clase Equisetopsida, orden Equisetales, familia de las equisetáceas.

Planta herbácea con tallos dimórficos, unos estériles y otros fértiles.
Los primeros de hasta 1m de altura, ramificados, de color verde a blanquecino, con 4-14 costillas convexas y bien marcadas. Tienen vainas caulinares tan largas como anchas, algo ensanchadas en la parte superior, con dientes agudos y rígidos oscuros en el ápice, con un estrecho margen membranáceo, en ocasiones con el extremo asurcado; las ramas son simples, a veces con ramulos con 4 costillas y 4 valles en forma de V.

Los tallos fértiles, de hasta 25 cm son simples, no ramificados y no tienen clorofila, con vainas acampanadas, más grandes que las de los tallos estériles. La parte fértil es un estróbilo en la parte superior, de hasta 4 cm, con esporangios en su interior que producen esporas de 35 a 45 µm, que son liberadas de febrero a mayo.

Crece en zonas húmedas y con frecuencia arenosas, junto a cursos de agua, campos de cultivo, y en taludes, vías férreas, terrenos incultos, desde el nivel del mar a 1800m de altitud.

Las partes de esta planta que sobresalen del suelo se utilizan para las medicinas. Sólo Equisetum arvense tiene propiedades curativas. No se pueden tomar otras especies de su familia porque pueden ser tóxicas, como Equisetum palustre con un mayor contenido de palustrinaEquisetum palustre contiene sustancias químicas que pueden envenenar el ganado vacuno, su toxicidad en personas no ha sido demostrada.

Se reproduce por rizomas por lo que siempre lo solemos encontrar grandes grupos. Muy común en zonas soleadas, con buena humedad edáfica.

La cola de caballo se caracteriza por su tacto áspero y fibroso, de hecho se ha utilizado como estropajo natural e incluso como tejido para lijar la madera. Esto se debe a la presencia de sales en su estructura.

La cola de caballo aplicada sobre las plantas favorece el engrosamiento de las paredes celulares, lo que impide la penetración de los hongos, forma una estructura cristalina protectora y a su vez, les proporciona compuestos químicos con acción fungicida, acaricida e insecticida. La polimerización del ácido silícico, que la planta realiza, permite la formación de silicio orgánico, este silicio amorfo e hidratado, permite que las paredes celulares se engrosen y resistan ataques fúngicos.

También contiene sustancias especialmente tóxicas para los hongos, como saponinas (Equisetonina), flavonoides (Isoquercitósido, Equisetrina, Galuteolina y Tiamisina) y ácidos orgánicos o alcaloides (Nicotina, Palustrina y Dimetilsulfona, Equispermina). Conforman un cocktail químico contra hongos e insectos, preventivo contra los ácaros. Se puede usar la cola de caballo tanto como preventivo (evita que el hongo se instale en la planta), como de tratamiento de choque (combate al hongo ya instalado en la planta).

Las personas la utilizan para la “retención de líquidos” (edema), los cálculos en el riñón y en la vejiga,  las infecciones del tracto urinario, la incapacidad para controlar la orina (incontinencia) y para trastornos generales de los riñones y de la vejiga.

También se utiliza para la calvicie, la ictericia, uñas quebradizas, enfermedades de las articulaciones, la gota, la artrosis, debilidad de los huesos (osteoporosis), pérdida de peso, para períodos menstruales  prolongados y el sangrado sin control (hemorragia) de la nariz. Además se aplica directamente sobre la piel para tratar heridas y quemaduras.

Composición principal
Minerales: Silicio, Potasio, Magnesio, Aluminio y Calcio.
Saponinas: Equisetonina
Flavonoides: Isoquercitrina, luteolina, kaempferol Equisetrina, Galuteolina y Tiamisina.
Alcaloides: Nicotina, Palustrina y Dimetilsulfona, Equispermina.
Ácidos: silísico, málico, caféico, tánico, ascórbico.
Taninos.

Las sustancias químicas de la cola de caballo pueden tener propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, que funcionan como “píldoras de agua” (diuréticos) y aumentan la producción de orina. Resulta muy útil para tratar enfermedades del aparato urinario que precisan un aumento de la producción de orina como: cálculos renales, cistitis, uretritis, infecciones urinarias, etc. Como diurético conviene usarla durante un mes y descansar dos meses. También se recomienda para tratar enfermedades reumáticas como la artritis y la gota.

Su aplicación tópica ayuda con la retracción de tejidos y detención de hemorragias. Es muy usada con fines cicatrizantes y antiinflamatorios.

Su alto contenido de silicio orgánico ayuda a la recuperación de huesos, articulaciones y tejidos cartilaginosos. Ayuda en el tratamiento de fracturas o distensiones de huesos, la cola de caballo ayuda al organismo a absorber y fijar el calcio, por lo que es muy recomendable en los tratamientos de osteoporosis. También es beneficiosa para deportistas, porque da flexibilidad a los tendones y a las paredes vasculares. Como regenerador usar dos meses y descansar dos meses.
La dosis apropiada de cola de caballo depende de muchos factores tales como edad de la persona, estado de salud y otras condiciones. En este momento no hay suficiente información científica para determinar un rango de dosis apropiado para su uso.

Contraindicaciones de la cola de caballo
Se desaconseja su uso interno durante el embarazo o la lactancia ya que no existen estudios que excluyan efectos adversos en fetos o recién nacidos. Asimismo no se aconseja su uso en niños. No tomar en caso de:
Padecer gastritis, acidez estomacal o úlceras gastroduodenales.
Padecer diabetes de grupo II.
Padecer edema por insuficiencia cardíaca o renal.
Tener deficiencia de vitamina B1.
Ser propenso a tener el potasio bajo.
Tener problemas de corazón o hipotensión.
Estar usando parches de nicotina o ser sensible a ella.
Tener problemas de alcoholismo.
Estar tomando fármacos como antiinflamatorios o aspirinas.
Tomar medicamentos laxantes o diuréticos.
Haber ingerido alcohol en exceso o irritantes como el picante.

La cola de caballo no es  SEGURA cuando se toma por vía oral a largo plazo. Contiene tiaminasa que descompone la vitamina tiamina, lo que puede ocasionar su deficiencia. Algunos productos están etiquetados como “libres de tiaminasa,” pero no hay suficiente información disponible para saber si estos productos son seguros.

Diabetes: La cola de caballo podría reducir los niveles de azúcar en la sangre en las personas con diabetes. Preste atención a las señales de baja azúcar en la sangre (hipoglicemia) y controle su azúcar en la sangre con cuidado si usted tiene diabetes y usa cola de caballo.

Niveles bajos de potasio (hipopotasemia): La cola de caballo puede aumentar la eliminación de potasio del cuerpo, lo que posiblemente puede llevar a niveles de potasio muy bajos.

La cola de caballo como “diurético”, podría disminuir la eliminación del litio. Podría aumentar la cantidad de litio en el cuerpo y dar lugar a efectos secundarios graves. Hable con su médico antes de usar este producto si usted está tomando litio.

Tanto la cola de caballo como las nueces de areca reducen la cantidad de tiamina que el cuerpo tiene que utilizar. El uso de estas dos hierbas juntas aumenta el riesgo de que la cantidad de tiamina baje demasiado.

La cola de caballo contiene cromo (0,0006%) y podría aumentar el riesgo de intoxicación por cromo cuando se toma con suplementos de cromo o hierbas que contienen cromo como el arándano o la levadura de cerveza.

Bibliografía:
www.wikipedia.org
www.arcuma.com
www.asturnatura.com.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *