Fluorita

La fluorita es protectora, especialmente a nivel psíquico. Te ayuda a percibir cuándo hay influencias externas, disminuye la manipulación psíquica y la influencia mental indebida.

Esta piedra limpia y estabiliza el aura. Eficaz contra la radiación electromagnética de los ordenadores. Bien colocada bloquea la tensión geopática.

Usada para sanar, la fluorita expulsa las energías negativas y las tensiones de todo tipo. Limpia, purifica, disipa y reorganiza en el cuerpo todo lo que no esté en perfecto orden. Éste es el mejor cristal para superar cualquier desorganización.

Integra las energías espirituales. Promueve la imparcialidad y potencia la intuición; te hace más consciente de las realidades espirituales superiores y puede acelerar el despertar espiritual; también enfoca la mente, vinculándola con la mente universal. Aporta estabilidad a los grupos, uniéndolos en un propósito común.

PSICOLÓGICAMENTE: disuelve los patrones de conducta cristalizados y abre la puerta delicadamente al subconsciente, trayendo a la superficie los sentimientos reprimidos para su resolución. Incrementa la destreza y la autoconfianza.

La fluorita mejora la coordinación física y mental y contrarresta los desórdenes metales. Disolviendo las ideas fijas, ayuda a ir más allá de le estrechez mental para ver el cuadro mayor. Disuelve las ilusiones y revela la verdad. Resulta útil cuando tienes que actuar imparcial y objetivamente.

Es una excelente ayuda en el aprendizaje, ya que organiza y procesa la información, incrementando la concentración.

EMOCIONALMENTE: Tiene un efecto estabilizante. Te ayuda a comprender el efecto de la mente y las emociones sobre el cuerpo. En las relaciones, enseña la importancia del equilibrio. En lo físico, la fluorita favorece el equilibrio y la coordinación.

CURACIÓN: Es una herramienta de curación para infecciones y desórdenes. Resulta benéfica para los dientes y huesos. Regenera la piel y las membranas mucosas, particularmente en el tracto respiratorio. Alivia los resfriados, la gripe y la sinusitis. Disolviendo las adherencias y movilizando las articulaciones, la fluorita alivia la artritis y el reuma. Alivia el dolor cuando se acaricia con ella el cuerpo en dirección al corazón. Mejora las incomodidades producidas por el herpes y otras alteraciones nerviosas, y mejora la piel, limpiando manchas y arrugas. La fluorita reactiva la libido.

 

POSICIÓN: Póntela en los lóbulos de las orejas o sitúala en el entorno. La fluorita extrae las energías negativas y tensiones, y debe ser limpiada después de cada aplicación. Ponla sobre el ordenador o entre la fuente de radiación electromagnética y tú.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *