Vitamina D

Vitamina D, también denominada calciferol, es liposoluble, imprescindible para la formación normal de huesos y dientes y para la absorción del calcio a nivel intestinal.
Funciones
Una de las funciones principales de la vitamina D es ayudar al cuerpo a absorber el calcio, uno de los minerales esenciales para la formación de los huesos. En la infancia se utiliza para producir y mantener el sistema óseo.
La vitamina D también desempeña un papel indispensable en el mantenimiento de los órganos. Algunas de las funciones en las que interviene son:
• Regulación de los niveles de calcio y fósforo en sangre.
• Promueve la absorción intestinal de fósforo y de calcio a partir de los alimentos y la reabsorción de calcio a nivel renal.
• Participa en el desarrollo del esqueleto mediante la contribución a la formación y la mineralización ósea.
• Interviene en los procesos del sistema inmunológico.
• Podría tener propiedades antitumorales.
• Funciones antienvejecimiento.

Fuentes de vitamina D:
Se puede obtener a través de la alimentación o a través de la producción natural del organismo, la cual depende de la exposición a los rayos solares en la piel para activar la vitamina.
Las personas de piel clara necesitan alrededor de 20 minutos de exposición solar al día, mientras que las personas de piel más oscura necesitan al menos 1 hora de exposición solar directa, sin protector solar en las primeras horas de la mañana o al final de la tarde donde el sol no es tan fuerte.
Las fuentes alimenticias principales donde se puede encontrar son:
• Pescados grasos: son la mejor opción. El atún, la caballa y el salmón contienen grandes cantidades de vitamina D.
• Aceites de hígado de pescado, leche, huevos y mantequilla.
• Ostras
• Carnes.
• Champiñones.

La falta de vitamina D es muy común pero inicialmente no presenta ningún síntoma característico. En España se estima que un 60% de los adultos y cerca de un 80% de los ancianos tiene déficit de esta vitamina, según datos de 2016. Sólo se sospecha de su déficit cuando esta carencia es muy grande, después de un tiempo prolongado de falta de vitamina D, que es cuando comienzan a surgir los síntomas como:
• Retraso del crecimiento en niños;
• Arqueamiento de las piernas en niños;
• Retraso en el nacimiento de los dientes del bebé y caries desde muy temprano;
• Osteomalacia u osteoporosis en adultos y raquitismo en los niños;
• Debilidad en los huesos, que los hace más fáciles de que se fracturen, especialmente los de columna, cadera y piernas;
• Dolor en los músculos;
• Sensación de fatiga, debilidad y malestar;
• Dolor en los huesos
• Espasmos musculares.

Cómo confirmar el déficit de vitamina D
El diagnóstico se realiza a través de un examen de sangre llamado 25 hidroxi D, y los valores de referencia son:
• Deficiencia grave: menor de 20 ng / ml;
• Deficiencia leve: entre 21 y 29 ng / ml;
• Valor adecuado: a partir de 30 ng / ml.
Este examen puede ser pedido por el médico general o pediatra, que pueden evaluar si hay o no necesidad de ingerir un suplemento de vitamina D.

Principales causas de déficit de vitamina D
Las situaciones que favorecen el déficit de vitamina D son la falta de exposición solar de forma saludable y adecuada, mayor pigmentación de la piel, edad superior a 50 años, poca ingestión de alimentos ricos en vitamina D.

La deficiencia de vitamina D también puede estar relacionada con situaciones como:
• Insuficiencia renal crónica;
• Lupus;
• Enfermedad celiaca;
• Enfermedad de Crohn;
• Síndrome de intestino corto;
• Fibrosis quística;
• Insuficiencia cardíaca;
• Piedras en la vesícula.
Si se padecen estas enfermedades, se debe hacer seguimiento médico para verificar los niveles de vitamina D en el organismo, a través de un examen de sangre específico y, si es necesario, tomar suplementos de vitamina D.

Cuándo tomar suplemento de vitamina D
El médico puede recomendar la ingesta de vitamina D2 y D3 cuando la persona vive en un lugar donde hay poca exposición solar y donde los alimentos ricos en vitamina D no son muy accesibles a la población en general. También puede indicarse la suplementación en embarazadas y en bebés recién nacidos hasta 1 año de edad, cuando se confirme el déficit de esta vitamina.
La suplementación en caso de déficit debe realizarse durante 1 o 2 meses, y después de este período el médico podrá solicitar un nuevo examen de sangre para evaluar si es necesario continuar tomando el suplemento por más tiempo, porque la ingesta excesiva de vitamina D es peligrosa, debido a que puede aumentar mucho los niveles de calcio en la sangre, lo que también favorece la ruptura de los huesos.

La falta de vitamina D aumenta el riesgo de sufrir de enfermedades graves que afectan los huesos como raquitismo en niños y hipocalcemia (bajas concentraciones de calcio en sangre) osteopenia u osteoporosis en adultos, pero también aumenta el riesgo de sufrir otras enfermedades como:
• Diabetes;
• Obesidad;
• Hipertensión arterial;
• Artritis reumatoide y;
• Esclerosis múltiple.
La deficiencia también podría estar vinculada con la disminución de la función cognitiva y la aparición de enfermedades crónicas siendo las más frecuentes: cáncer de mama, colon, próstata y ovarios, fatiga crónica, psoriasis, tuberculosis, enfermedades cardiacas, enfermedades inmunológicas o mentales, como depresión y trastornos afectivos estacionales, entre otras.
La deficiencia de vitamina D puede alterar la función muscular y que se realicen diagnósticos erróneos de patologías como la fibromialgia.
La exposición solar es importante para prevenir deficiencias de vitamina D porque sólo alrededor del 20% de las necesidades diarias de esta vitamina se logra a través de la alimentación. La vitamina D se sintetiza a través de la piel. En España, a pesar de ser un país con un gran número de horas de sol al año, desde 2016 se ha detectado un déficit creciente de esta vitamina debido a la escasa exposición solar.

Grupos de riesgo de padecer deficiencia de vitamina D:
• Mayores de 50 años. La habilidad de convertir los nutrientes en vitamina D decrece con la edad. Los riñones, por ejemplo, son unos de los responsables de la conversión y a partir de esa edad no funcionan igual de bien que los de las personas más jóvenes.
• Las personas de la tercera edad.
• Los individuos que presentan obesidad pueden tener menos circulación de esta vitamina.

Exceso de Vitamina D
El exceso de vitamina D en el organismo también puede tener consecuencias negativas para la salud. Demasiada puede hacer que el intestino absorba calcio innecesario, lo cual puede provocar niveles altos de este mineral en la sangre y favorecer las siguientes situaciones:
• Depósitos de de calcio en tejidos blandos como tendones, corazón y pulmones.
• Aumento de la probabilidad de episodios de confusión y desorientación.
• Posibilidad de dañar los riñones.
• Aumento de la probabilidad de cálculos renales.
• Podría estar relacionado con problemas gastrointestinales como náuseas, vómitos o estreñimiento.
• Se cree que puede provocar inapetencia y pérdida de peso involuntaria.

Bibliografía:
Deficiencia de vitamina D- Síntomas y consecuencias, Tatiana Zanin, Julio 2018, https://www.tuasaude.com/
Vitamina D, https://cuidateplus.marca.com/
Déficit de vitamina D: Causas, síntomas y tratamiento, 22/09/2016, https://www.kernpharma.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *