Tu perro, tu espejo de Andrea Wolf

En Desván de paz nos gustan los perros por algo, yo que soy la dueña, tengo uno en casa que llena mi vida de juegos y carantoñas. Especialmente, nos gustan los perros que meten su hocico en la tienda sin atravesar la puerta pero se las apañan para que sus dueños se paren y echen un vistazo al interior, esos son nuestros buenos agentes comerciales.

Todas estas razones, nos llevaron a elegir entre los libros de la Editorial Obelisco justo éste, Tu perro, tu espejo. He de decir que ya lo he leído, se lee fácilmente y te deja una sonrisa en la cara porque te diviertes recordando comportamientos de tu propia mascota o de otros que has visto  mientras paseabas al tuyo. A continuación os reproduzco algunos fragmentos del libro.

Como Rexi tiene mucha experiencia con su  amo, se queda parado en un determinado cruce esperando a que lo aten a su correa, mientras Chiara, la husky salvaje, se dedica a hacer círculos metida en un dilema del que escapa cuando sale corriendo.

En el mundo de los perros, Rexi es un animal ejemplar. Antes de que su dueño o su preparador abran la boca para dar una orden, él, moviendo el rabo, muestra todo lo que ha aprendido: a sentarse, a estarse quieto, a dar la vuelta, a levantarse. Su dueño será observado con envidia por los demás dueños de perros.

Un perro aprende por relación, si se le ordena sentarse y él se sienta, va a recibir una chuche. O si oye el ruido de su comedero y de la lata que cruje, eso significa que toca comer; o si suena el gancho de su correa y una voz ordena.

Como los perros no son tontos y tienen todo el tiempo del mundo para observar sus amos, aprenden todos los actos relacionados de la vida cotidiana con rapidez y perfección. A los perros les gusta la rutina, porque para ellos significa una determinada cantidad de seguridad dentro de la inseguridad que representa la lucha por la supervivencia de cada día. Pero lo que le pondrá nervioso a usted es que su perro crea saber con total exactitud qué es lo próximo que viene en la agenda y se adelante a ello. Y que además meta prisa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *