Piedra sol

El nombre popular para referirse al feldespato opalescente de color anaranjado. Tiene destellos de color rojizo producidos por inclusiones de hematita.

Pertenece al sistema triclínico y clasificado en el grupo de los silicatos. Es un feldespato que se encuentra en rocas plutónicas, pegmatitas y vetas metamórficas e hidrotermales. Los yacimientos más conocidos están en Birmania, India, USA o Austria. También se ha encontrado en Rusia, Canada y Noruega.

En la antigüedad, debido a que es un cuarzo anaranjado, con un destello ardiente, multicolor, se usó mucho en la magia. En el renacimiento, muchas veces se asoció esta piedra con el sol, debido a sus resplandecientes colores anaranjados y dorados. Esta piedra se engarzaba en oro y se utilizaba para atraer la energía del sol en los rituales mágicos. Simbólicamente nos encontramos esta piedra asociada con la luna.

Energía: proyectiva.
Planeta: sol.
Elemento: fuego.
Deidades: el Dios Apolo, Helio, Ra, Horus, Sunna.
Poderes: protección, energía, salud, energía sexual.
Piedras asociadas: piedra de luna, cornalina.
Metales asociados: Oro.
La piedra de sol, como la mayoría de las piedras resplandecientes y reflexivas, es protectora. A su vez se lleva o usa para dar al cuerpo energía física en momentos de fatiga, tensión o enfermedad. Limpia todos los chakras y aporta luz y energía. Es un mineral que te aporta alegría de vivir, buen humor y mucha intuición. Aumenta la conciencia psíquica y es muy recomendada para mujeres que desean explorar su parte masculina.
Se la conoce como la piedra de la sensualidad. Al estar regida por el elemento fuego es muy indicada para todo lo relacionado con la magia sexual, al igual que el jaspe rojo o el granate.
Cuando la vida parece haber perdido su dulzura, la piedra de sol te ayuda a nutrirte a ti mismo, aportándote luz y energía y permitiendo que tu verdadero yo brille con luz propia. Es una piedra alquímica que aporta una poderosa conexión con la luz y el poder regenerador del sol. Es ideal para personas que dejan siempre las cosas para mañana, la piedra sol les ayudará a superar esta tendencia. Nos ayuda a cortar esos vínculos, tanto emocionales como mentales, que nos impiden evolucionar en el día a día.

Estimula la autosanación, regula el sistema nervioso y armoniza todos los órganos. Está indicada para los trastornos del aparato reproductor, los vómitos y los mareos. Se recomienda a los viajeros y aventureros. Trata los dolores de garganta crónicos y alivia las úlceras de estómago. Ayuda a las personas que tengan hipertensión, arritmias y problemas respiratorios. Excepcionalmente eficaz para desordenes afectivos  y contra la depresión. Particularmente beneficiosa cuando se usa al sol. Limpia todos los chakras y aporta luz y energía, abre el chakra corona.
Afinidad con los signos de escorpio, sagitario, capricornio y libra.

Colocación:
Chakra base: Estimula la excitación y aumenta la energía sexual.
Chakra del Plexo solar: Elimina y transmuta las emociones pesadas o reprimidas. Ayuda a la digestión.
Chakra del corazón: Nos ayuda a desvincularnos de los “enganches” emocionales provenientes de padres, hijos o amantes posesivos.
Chakra de la garganta: Alivia los dolores de garganta crónicos y los producidos por la tos cuando estamos acatarrados. Si eres una persona que te cuesta decir “no” y siempre haces sacrificios por los demás que no son recompensados, colócate en posición cómoda durante 10 minutos al día y tumbado con una piedra de sol en este chakra, ayudándote a decir no cuando la situación lo requiere.
Alrededor del cuerpo: Coloca 6 piedras de sol en el suelo, alrededor de tu cuerpo, una sobre la cabeza, dos a la altura de los hombros, dos a la altura de las caderas y una entre los pies, de forma que te encuentres tumbado en el suelo dentro de los vértices de una estrella de 6 puntas con el fín de aliviar problemas de cartílago, rehumas y dolores generales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *