Krishna, Dios hindú

Según el hinduismo, Krishna es uno de los numerosos avatares (‘encarnaciones’) del dios Visnú. En cambio según el krisnaísmo, Krishna es la forma principal de Dios, de quien emanan Visnú y los demás dioses (como Shiva y Brahma).

El mismo Krishna declara: «Siempre que la rectitud decae y aumenta la injusticia, yo me manifiesto; y para la protección de los virtuosos, la destrucción de los viciosos y el restablecimiento de la rectitud, yo encarno de era en era» (Bhagavad-gītā, capítulo IV, versos 7-8).

Krishna enseña en varias partes de la literatura Vedica, incluyendo largas secciones del Srimad-Bhagavatam. La más famosa colección de sus palabras está en Bhagavad-gita el exquisito discurso de temas filosóficos.
Bhagavad-gita es una lectura obligada para cualquier persona interesada en el sentido de la vida, la meditación y el yoga.
El Gita es una conversación entre el héroe militar Arjuna y su amigo, consejero y auriga, Krishna, hablado justo antes de la batalla apocalíptica de Kurukshetra. Los temas que se discuten incluyen la eternidad del ser, el destino, la fuente de nuestro ser, y cómo lograr verdadera paz y felicidad.

Bhagavad-gita desglosa cinco verdades básicas y su interrelación:

  • La naturaleza del alma
  • La naturaleza del Señor Supremo
  • El tiempo
  • La creación, la materia y sus leyes
  • Acción o Karma

En el verso 9-34, Krishna da la esencia de Sus enseñanzas:

“Siempre ocupa la mente en pensar en Mí, vuélvete devoto Mío, ofréceme reverencias y adórame a Mí. Estando completamente absorto en Mí, es seguro que vendrás a Mí.”

Es uno de los dioses más importantes y adorados de la India. En sánscrito significa ‘negro’ u ‘oscuro’. Según la tradición, ese era el color de la piel del dios, aunque en las figuraciones artísticas su piel suele ser de color azul. Esto puede estar conectado con el hecho de la práctica moderna de representar a las deidades hinduistas con piel azul, en realidad no es exactamente azul oscuro, es del color de una nube del monzón llena de lluvia, muy auspiciosa en India, ya que es la que hace que crezcan las cosechas. Las primeras representaciones pictóricas generalmente lo muestran como negro. Las pinturas miniaturas rayastaníes (siglo XVI) muestran una figura color marrón o negra. Sin embargo, desde el siglo XIX, aparece casi siempre con piel de color azul.

En Desván de paz tenemos unos imanes de resina de dioses hindúes de unos 5,5 cm de altura y 3cm de ancho, uno de ellos es Krishna, de ahí el interés de esta entrada.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *